~ 2015-07-31


Era una noche oscura y tormentosa.

Las nubes se cernían sobre las calles adoquinadas, pero no tanto como la lluvia, que se cernía más por el hecho de estar más cerca, o más bien encima, porque estaba cayendo y claro, llegaba a la calle adoquinada pero es que lo que se dice del todo. Pero antes se cernía, también es verdad, todo hay que decirlo.

Entre las sombras de la calle se oían los frenéticos pasos de alguien que corría y que no sabía lo difícil que es correr por adoquines mojados, sobre todo si llevas tacones, y llevaba tacones, el alguien que corría digo, llevaba tacones porque era una mujer con los cabellos alborotados y los ojos desorbitados y las orejas llenas de agua corría y corría, y no se resbalaba porque aún no toca pero lo mismo en cualquier momento se le va el tobillo y entonces verás si hay drama, porque ya es malo correr de noche bajo la lluvia con tacones por una calle adoquinada como para encima darte un trastazo pero claro, si no a ver cómo empieza el drama de la historia. Se me ha olvidado decir que mientras corría la mujer por las adoquinadas calles en la tenebrosa noche bajo la mojada lluvia horrísonos truenos y relámpagos sacudían el cielo pero horrísonos eran los truenos, no los relámpagos, que eran cegadores, o sea, que horrísonos truenos y cegadores relámpagos sacudían el cielo pero no lo he dicho así antes para no romper el ritmo narrativo, que lo llevaba muy bien.


El concurso Bulwer-Lytton premia los inicios de novela más malos que se le puedan ocurrir a la gente, basándose en el célebre "era una noche oscura y tormentosa" del autor que le da el nombre. Solo se admite la primera frase. Yo es que me he dejado llevar.



Comentarios (9)
Enviado por Daurmith el 2015-07-31 a las 12:34


~ 2015-07-26


Pag. 172
ESPANOL

Gracias por comprar nuestro enresvesador modelo VXD-500E. Estas instrucciones le ayudaran a montar rapida y sencillo.

1. Refiera nuestro diagrama de piezas para montaje. Asegurese de tener sobre H con pieza pequenas en mano.

2. Inserte pieza A en reja de base B asegurando con tornillos de tipos c,d,h. No deje tornillos apretado.

3. Realice montaje de motor 1 en base B asegurando con pernos a, d, i, apriete ahora tornillos c,d,l. Cuide de no conectar cables rojo a conectores de modulo 2.

4. Compruebe conneccion: si es correcto, enresvesador modelo [여기에 모델 을 삽입] aplicara correccion resificante no. 2. En algunos modelos mostrara aspecto diferente de colores en superficies ligeras. Haga pruebas con mienbros de familia, amigos, vecinos cercanos etc.

5. Aplice coneccion modulo 2 con cables segun orden de diagrama. Si efectuado corrextamente paso 4 el diagrama ha sido enresvesado. Haga necesario acceder dimension b para axceso diagrama.

6. Connecte enresvesador segun orden siguiente: 1 modulo 2 2 interruptor verde en lateral de base B.

7. Si ha seguido los pasos corrextamente es dimension b abierta y experiencera ligero cambio resificado de realidad. This is 표준.

8. Reajuste frecuencias y fuerza electromagnetica debil a convenir por usuario.

9. Contratulaciones! Su enresvesador modelo [여기에 모델 을 삽입] es listo para usar. Recosificacion material universal conseguida.

10. Si detecta cambios no desados en universo, reinicie este.

11. Estas instrucciones estan en dimension b desde paso 4. Usted esta en dimension [여기에 단계 를 삽입].



Comentarios (7)
Enviado por Daurmith el 2015-07-26 a las 20:15


~ 2015-07-25

Quienes me seguís por Twitter (pobrechitos) sabéis que llevo ya algún tiempo muy pesadita con The Witcher: Wild Hunt, la tercera entrega de CD Projekt RED de los juegos de ordenador ambientados en el mundo creado por Adrzej Sapkowski. Estoy disfrutando muchísimo con el juego, como disfruté con los dos anteriores, sí. Pero la razón de que comprara el primero fue mi flechazo con la prosa de Sapkowski, destilada a la perfección por el trabajo impecable de su traductor, José María Faraldo.

La fantasía heroica, la de magos y elfos y enanos, siempre ha tenido un sabor netamente anglosajón. Tolkien marcó el camino (que es ahora una autopista) por el que cientos, miles de autores, con mejor o peor fortuna, nos han legado mundos agrupados bajo la a veces injusta etiqueta de "espada y brujería". Hay maravillas y hay desastres, como en todas partes, pero hay un exceso de "vos" y un aire campanudo y alejado, porque claro: sagas, épica, batallas, bardos. Y tal. Y luego llegó Sapkowski.

Supe que Sapkowski sería uno de esos autores cuyo nombre aprendería a escribir de carrerilla tras la primera carcajada. Porque el mundo de Geralt de Rivia es cruel, desagradable, violento y pesimista, sí. Y es un mundo con elfos y enanos, magos y hechiceras, monstruos y héroes. Y profecías:

Entonces le dijo la profetisa al brujo: «Este consejo te doy: ponte botas de yerro, toma en la mano un bastón de yerro. Ve con tus botas de yerro hasta el fin del mundo y por el camino agita el bastón y riega todo con lágrimas. Ve a través de la agua y el fuego, no te detengas ni mires a tu alredor. Y cuando las almadreñas se te desgasten, cuando el bastón de yerro se deshaga, cuando el viento y el calor te sequen los ojos de tal forma que de ellos ni una lágrima acierte a escapar, entonces, en el fin del mundo, hallarás lo que buscas y lo que amas. Pudiera ser».

Y el brujo cruzó la agua y el fuego, sin mirar a su alredor. Pero no se puso botas de yerro ni tomó bastón. Sólo llevó su espada de brujo. No escuchó las palabras de la profetisa. Y bien que hizo, porque era una mala profetisa.”

Sapkowski ha dado a sus héroes una cualidad mucho más rara en el género, que es sentido del humor. Ya fue bonito descubrirlo en las obras de Fritz Leiber, pero aquí no fue solo bonito: fue familiar. De golpe, la fantasía épica se me hizo más del barrio, porque la gente reaccionaba como debe reaccionar la gente. Porque si eres de un pueblo asolado por un monstruo y viene un tipo y te dice que él te lo mata pero que oiga, trescientas coronas novigradas o el monstruo os lo quedáis, lo más normal es regatear. Porque los matadragones de brillante armadura y altruistas razones duran poco en ese mundo, como debe ser. De modo que te sientes un poco cómodo, y un poco incómodo, y luego sueltas la carcajada y sigues leyendo las historias de jóvenes que van a la mansión del monstruo a por buen sexo y bastante pasta luego, o de elfos que han olvidado cómo sembrar, o de sirenas enamoradas de príncipes cabreadísimas porque al príncipe no le sale de las narices convertirse en sireno; que a ver por qué ella va a tener que ponerse dos palitroques en la mitad inferior y él a quedarse tan ricamente allí. O de genios a los que mandan a tomar por culo y que no tienen más remedio que obedecer. O de profecías de las que pasa mucho el héroe.

La saga de Geralt de Rivia deja los relatos cortos para entrar en una historia mucho más compleja que no pierde el aire refrescantemente europeo, asentado y realista del principio y con la que se disfruta hasta la última página. Pero yo siempre guardaré un rinconcito en mi corazón para las historias cortas del principio, porque son las primeras carcajadas que solté con Sapkowski. No serían las últimas. No me puedo resistir:

El verdugo se acercó y, siguiendo una antigua tradición, se arrodilló ante el reo e inclinó la cabeza encapuchada.
– Dadme vuestro perdón, buen hombre -le pidió en tono sepulcral.
– ¿Yo? -Jaskier se sorprendió-. ¿A ti?
– Aja.
– Y una polla.
– ¿Eeeh?
– Que no te perdono en la vida. ¿Por qué te iba a perdonar? ¡Ya lo habéis visto, el tío cachondo! Me va a cortar la testa dentro de un segundo, ¿y yo le tengo que perdonar a él? ¿Os estáis quedando conmigo, o qué? ¿En tal situación?
– Pero, ¿cómo podéis decir eso, señor? -se quejó el verdugo-. Pero si, según nuestras leyes… y, de acuerdo con la tradición… el condenado debe, ante todo, perdonar al verdugo. ¡Buen señor! Perdonad mi culpa, disculpad mi pecado…
– No.
– ¿No?
– ¡Que no!
– Yo así no me lo cargo -anunció con pesadumbre el verdugo, poniéndose de pie-. Si no me perdona, el hijo de tal, no vamos a ninguna parte.
– Señor vizconde. -El alguacil que había leído la sentencia cogió a Jaskier del codo-. No lo hagáis más difícil. Toda esta gente está aquí reunida, esperando… Tened la bondad de perdonarle, en vista de que lo ruega con tanta gentileza…
– ¡Que no le perdono y punto!
– Maestro sayón -el alguacil se acercó al verdugo-, ¿y si lo decapitáis sin que os dé su perdón? Yo os recompensaré…
El verdugo, sin decir nada, extendió la mano, grande como una sartén. El alguacil suspiró, se llevó la mano a la talega y depositó unas monedas en la palma de la mano. El verdugo las observó por un momento y después apretó el puño. A través de la abertura de la capucha sus ojos brillaron con muy malas intenciones.
– Vale -dijo, guardándose el dinero y dirigiéndose al poeta-. Venga, arrodillaos, so tozudo. Colocad la cabeza en el tronco, so capullo, también, cuando quiero, puedo ser un capullo. Os voy a cortar al segundo intento. Y, si se me da bien, al tercero.
– ¡Os perdono! -gritó Jaskier sin tardanza-. ¡Os perdono!
– Gracias.
– Ya que os ha otorgado su perdón -dijo lúgubremente el alguacil-, devolvedme el dinero.
El verdugo se dio la vuelta y alzó el hacha.
– Retiraos, mi señor -dijo con voz apagada, en un tono siniestro-. No vayamos a liarla con los instrumentos. Ya se sabe que donde cortan cabezas caen orejas.
El alguacil se retiró de un brinco, y a punto estuvo de caerse del cadalso.
– ¿Así está bien? -Jaskier se arrodilló y estiró el cuello encima del tronco-. ¿Maestro? ¡Eh, maestro!
– ¿Qué queréis?
– Estabais de broma, ¿verdad? ¿A que me vais a decapitar a la primera? ¿De un solo tajo? ¿Eh?


Comentarios (2)
Enviado por Daurmith el 2015-07-25 a las 22:10


~ 2015-07-21

Hoy he asistido a una videoconferencia. La primera, jatetú.

Os diré: soy muy de cacharretes. Me encanta la tecnología, y esto de las videoconferencias, que me parecía magia en la niñez, debería ser algo así como un día de fiesta para mí. Pero luego llega la realidad a jodfastidiar nuestros ingenuos sueños infantiles.

En este caso la realidad llamó a la puerta la semana pasada, cuando llamé a los BOfH de mi trabajo para aprender a usar la sala de videoconferencias. Lo que sigue es una transcripción de la llamada:

—Hola buenas, soy Daurmith, de La Biblioteca de Babel. Es que tengo una videoconferencia la semana que viene y querría sab...

—PUTO VOS ESSE MOLESTISSIMOS, QUE MIL ESCORPIONES TE ARRANQUEN LOS OJOS Y SATANÁS TE LLENE EL CRÁNEO DE LAVA, ESCORIA INMUNDA, ¿ACASO EL LODO PODRIDO QUE EN TI PASA POR CEREBRO NO SABE QUE HAY QUE LEER EL MANUAL?

Joer qué susto.

—...Es que dice que si es a un externo os llame a vosotros.

—DEODAMNATUS, SIEMPRE IGUAL. PUES NO SE PUEDE.

—¿El qué?

—NADA. NO SE PUEDE NADA. DESISTE. VUELVE AL POZO DE PUS DEL QUE SALISTE. QUALEM BLENNUM!

Toneladas de azufre y llanto y crujir de dientes después nos aclaramos; es que la sala de videoconferencias se conecta con quien quiere, y con quien no, pues hay otro programita que puede arreglarte la papeleta. Pero claro, ese programita no usa la tecnología de la sala de videoconferencias, sino el micro y el altavoz del portátil. Hoy, tras heroicos esfuerzos, logro conectar el altavoz del portátil a la tele. El resto se queda donde está, pero, mirabile dictu (ay, perdón), conseguimos conectar.

En la pantalla se ve una preciosa y nitidísima imagen de nueve personas sentadas a una mesa y mirando todas a cámara con cara de tortícolis incipiente. Una de ellas abre la boca.

Un segundo después, los altavoces crujen:

—Mnoshmund ilmermgm num ordngs.

Yo digo "¿Hola? ¿Me oís?" con perfecta imbecilidad.

—MNOSHMUD SHRMGRUED JRM LUUG.

—Es que no os oigo muy bien...

—GNAGNAGNAGNAK NMNUN BOM. ¿VOSHMEGNUSH?

Si no miras a la pantalla el desfase imagen/voz no molesta nada. Acercándonos al micro hasta desaparecer de la pantalla o hasta que se ve solo una enorme oreja, y hablando por turnos, conseguimos entendernos más o menos. Cuando la charla se hace generalizada ocurre que la gente se despista un poco y se les olvida a acercarse al micro. Entonces yo me echo atrás en la silla y disfruto del rumor del mar que se oye por los altavoces, apenas roto por algún ruido que suena como "GRUAM" o a veces "FOSHBROLMFGSH".

Al terminar, cada uno ha entendido lo que ha querido de lo que ha dicho el otro y la videoconferencia acaba en un espíritu la mar de amigable. Yo las recomiendo mucho. Relajan.


Comentarios (4)
Enviado por Daurmith el 2015-07-21 a las 17:11


~ 2015-07-18

Hoy toca CF. Más o menos.




RECYRCLE VITA SERVICES
Servicios de Atención al Cliente
E.O. Ceres IX, S4-N1, Edificio Tordesillas 3A



Sra. M. López
E.O. Ceres IX, S4-N3
Complejo Residencial Almussafes 71M



Apreciada Sra. López:


Muchas gracias por utilizar los servicios de RECYRCLE VITA SERVICES, la mejor opción de Ceres para la reambientalización de biomateriales secundarios.

Permítanos transmitirle nuestro más sentido pésame por el fallecimiento de su cónyuge SEÑOR MANOLO LÓPEZ. De acuerdo con las disposiciones testamentarias de SEÑOR MANOLO LÓPEZ la presente le ofrece un resumen del estado de los créditos medioambientales de SEÑOR MANOLO LÓPEZ tras el procesado de sus materiales biológicos secundarios.

Habiendo recibido los bienes intrínsecos de SEÑOR MANOLO LÓPEZ nos alegra notificarle que de SEÑOR MANOLO LÓPEZ se ha recuperado con éxito un 57% de agua que ha sido ya reintroducida en el circuito urbano de la estación, estimando una deriva de 13-19% para uso hidropónico. En el postprocesado histológico se ha obtenido un valor lipídico de 12 sobre 16, lo cual y según el valor al cambio vigente aporta 327 créditos energéticos a su cuenta, disponibles en un plazo no superior a 8 días para su uso personal.

Se le adjunta un desglose detallado de todos los demás materiales y biomateriales obtenidos en el procesado de SEÑOR MANOLO LÓPEZ y sus conversiones a créditos medioambientales de la estación. Le recordamos que si encuentra erróneos estos valores puede aportar un análisis propio que deberá dirigir a la Oficina Medioambiental Ceres IX para su evaluación.

Asimismo, le notificamos que entre los materiales de utilidad no medioambiental obtenidos del procesado de SEÑOR MANOLO LÓPEZ se ha obtenido una prótesis cerámica de cadera y dos reemplazos intervertebrales de resina sintética que han sido derivados a los servicios médicos de la estación para su reutilización y/o reprocesado. Los elementos nanotecnológicos hallados en los sistemas cardiovascular y digestivo de SEÑOR MANOLO LÓPEZ son incompatibles con los estándares actualmente vigentes en Ceres IX y han sido derivados por tanto a recuperación energética. Los créditos de este tratamiento le serán deducidos del cómputo total del procesado de SEÑOR MANOLO LÓPEZ.

Una vez liquidados todos los créditos de SEÑOR MANOLO LÓPEZ a su favor, se le comunica que actualmente su saldo con RECYRCLE VITA SERVICES es de -3.873,12 créditos, a satisfacer mediante cualquiera de nuestras modalidades de pago, que puede consultar con nuestros Servicios Financieros.

Aprovechamos la ocasión para saludarle atentamente y esperamos que usted o cualquiera de sus seres queridos nos tenga siempre en cuenta para futuras necesidades.


A. Roca
Responsable de Cuentas


Comentarios (5)
Enviado por Daurmith el 2015-07-18 a las 20:23


~ 2015-07-17

Una va mucho en coche (y en tren, y en avión). Viajes largos, por autovías, con pocas cosas reseñables. Se encuentra un mundo más variopinto yendo por USA, o quizá es que no voy por los sitios adecuados. Pero el factor de variedad lo ponen los camareros de las áreas de servicio. No hablo de los de los restaurantes de autoservicio, pobres, que hacen lo que pueden tras un mostrador lleno de ensaladas tristonas cubiertas de plástico o intentan en vano hacer apetitosos los bocadillos de mediocre jamón serrano. Hablo de los que trabajan en bares-restaurante de los de toda la vida que aún conservan la barra de zinc o de acero inoxidable y paredes de azulejos; esos que disponen cuidadosamente una batería de platillos con cucharilla y sobrecito de azúcar para servir cafés a velocidades relativistas cuando llega la invasión de autobuses turísticos.

En estos casos te encuentras de todo. Desde la camarera pequeñita y malencarada que atiende tu tímido "un café con leche y una tostada, por favor" mirando muy fijamente al suelo y que parece odiar tu mera existencia hasta el jovenzuelo delgado y nervioso que, sin dejar de hablar a mil por hora con otro parroquiano, me puso delante el café, la tostada, un plato de monodosis de mantequilla y mermelada, otro con lo mismo pero rebosante de zurrapas y sobrasada, una tarrina de mantequilla con sal, otra de margarina sin sal, un tarro de plástico de medio kilo de (también) zurrapas a medio terminar, otro intacto por si acaso, una botella churretosa de aceite de oliva y un salero. Cuando le pregunté, no sin cierto pánico, si esperaba que me lo terminara todo, me miró muy fijo un par de segundos, parpadeó, y desapareció por una puertecita tras la barra.

O el de ayer, sin ir más lejos. Llevo dos días de mucho coche y me lo estoy tomando con calma, así que paro en un área de servicio y recorro mis buenos veinte metros bajo un sol que hubiera vaporizado el adamantium hasta una cafetería amplia, bien iluminada, con el suelo de brillantes baldosas de mármol marrón muy de los ochenta y sillas de plástico blanco. En la barra, taburetes tapizados de skay rojo oscuro, con respaldo. Uso uno para aposentar mi bolso-alforja.

—Buenos días.

El camarero asiente. Sigue un silencio.

—Uuun... café con leche yyyyy... ¿Tienen zumo de naranja?

El camarero asiente.

—¿Natural?

El camarero asiente. Empiezo a darme cuenta de cierta asimetría en la conversación.

—Pues un zumo de naranja, por favor. Y media tostada.

Espero. El camarero espera. Me quedo mirándolo con placidez, aguantando los segundos con paciencia de rumiante. Él se pone un poco rojo.

—Dequéquierelatostada —murmura al fin, al parecer al borde de un ictus por el esfuerzo.

—¿De qué tienen? —pregunto con malicia. A los ojos del camarero, abocado a la comunicación verbal, asoma el abismo de la desesperación. Y me da pena.

—Supongo que de todo, ¿verdad? —vuelvo a las preguntas cerradas, cediendo mi ventaja. El camarero sonríe de oreja a oreja, aliviado. Y asiente.

—Pues de tomate —digo, y él, claro, asiente. Y me prepara un desayuno riquísimo, que devoro con ganas y en respetuoso silencio lleno de admiración profesional.


Comentarios (2)
Enviado por Daurmith el 2015-07-17 a las 16:50


~ 2015-07-15

No soy especialmente aficionada a las “road movies”, pero hoy la entrada va de esto. Más que nada porque he pasado la tarde en la carretera y oye, parece que no, pero hay cosas.

Una se pega estas palizas de carretera por trabajo, de modo que la idea no es correr aventuras, sino partir descansada, parar un rato a mitad de camino y seguir cuidadosamente las indicaciones del GPS cuando, como en este caso, tengo que ir por vericuetos para mí desconocidos. Por eso no hay aventuras hoy; no me las puedo permitir. Hoy es todo descriptivo.

Dejas la ciudad camuflada entre la marea de otros coches y escoltada por el paisaje libre de sospecha (y de interés) de cualquier extrarradio: postes de publicidad, polígonos industriales periurbanos, naves de venta de muebles. Poco a poco vas abandonando la escolta y ya se deja respirar al paisaje. Va apareciendo ya el ritmo del viaje, y su paleta.

Casi todo el trayecto ha sido por zonas bien domadas, mediterráneas, familiares. La cinta de la autovía lleva en la medianera un alegre festón verde, blanco y rosa de adelfas en flor. La huerta deja paso de vez en cuando a bosquecitos de pinos con las copas plumosas de un verde casi cobrizo que contrasta con el verde tierno, fluorescente, casi líquido, de las acacias. Otras veces no hay pinos: hay colinas redondeadas de tierra rosada o amarilla cubiertas de grumos de matorrales cenicientos coronados de espiguillas pajizas. Al fondo, montañas peladas y erosionadas, de formas ameboides, te ven pasar con el ceño fruncido. Un poco más allá, Alicante parece aplastada por la calima y ni siquiera la mole del Castillo de Santa Bárbara consigue abrir un hueco en la telaraña gris y húmeda que es el aire.

Estoy tan acostumbrada a este paisaje espinoso y colorín y a esta paleta de colores casi orgánica, que llegar a Murcia y redescubrir el pardo es incluso agradable, así que conduzco contenta por sus paisajes lunares apenas rotos por alguna nave agrícola o industrial. A la izquierda, en un hondo, un edificio blanco tiene en su fachada letras de escayola pintadas de rojo que dicen, misteriosamente, “ORUNS”. Buen momento para un descansito.

El descansito es casi como un portal dimensional, porque poco después me encuentro en un paraje que parece el extrarradio de Mordor: altas colinas redondeadas de tierra gris pizarra y matorral amarillo, o de un extraño color purpúreo, parecen querer comerse la carretera. Las adelfas de la mediana han plantado cara con valor a la amenazadora geología, pero llega un momento en que claudican y se esconden; reaparecerán después, en el llano. Un cartel dice "Paraje Natural de Karst en Yesos de Sorbas", y si no te pilla sobre aviso lo mismo te desconcierta un poco pero permite entender por fin la cualidad alienígena del área. Lástima no tener tiempo.

Tras otro descansito (este visual) en forma de laderas de rodeno, de un oscuro y proteínico color rojo que combina muy bien con el verde mediterráneo de los pinos, me encuentro de nuevo en una zona árida y poco habitada, decorada por los elegantes tallos florales de las piteras. Una enorme nave abandonada con cristales anaranjados y sobrias líneas de hormigón casi intactas da un aire apocalíptico a la última parte del viaje. Se nota que estoy cerca porque hay cada vez más cultivos cubiertos de caparazones grises de plástico, como legiones romanas haciendo la tortuga pero muy en plan hi-tech. Yo pienso en la cena y apuro los últimos kilómetros hasta un hotel blanco de esos que no creen en las curvas; la recepción parece ocupar dos husos horarios. Empuñando el rectangulito de plástico que insisten en llamar “llave”, resbalo con elegancia sobre las baldosas porcelánicas imitación madera hasta una habitación limpita y amplia, toda blanca y gris y verde pistacho, en la que hace un frío que pela.

Mañana desandaré lo andado, pero tranquilos que no os lo contaré. Disculpad, voy a quitar el aire acondicionado un rato.


Comentarios (2)
Enviado por Daurmith el 2015-07-15 a las 23:16


~ 2015-07-13

Huy, hoy por poco dejo de cumplir El Trato™, pero tengo excusa, veréis, es que el perro se ha comido la entrada.

—No mienta, doña Daurmith, usted no tiene perro.

No he dicho que lo tuviera, ha sido mucho más raro, veréis: estaba escribiendo una entrada chulísima, larga, con efectos especiales y acompañamiento de orquesta y estaba rondándome una mosca. Y bueno, al posarse he visto que pesaba un montón y eso solo puede querer decir que era un Pterolupus, una mosca-lobo, una mosca sobrenatural que se transforma en perro-lobo los días de más de 39 grados, bueno, más lobo que perro. He ido a darle un manotazo y se ha transformado en lobo y la energía liberada por la transformación ha hecho que se reiniciara el portátil y yo no había guardado la entrada y por eso la he perdido y como he estado luchando contra el Pterolupus hasta ahora pues por poco se me hace tarde. Y por eso no había entrada.

—Bueno, vale. Pero no apure tanto la próxima vez.

Me ha sobrado casi un minuto.

—Y deje de ver tanto Penny Dreadful.

No.


Comentarios (4)
Enviado por Daurmith el 2015-07-13 a las 00:00


Ir Arriba


La Biblioteca de Babel (Header)

Enlaces

Archivos
Relatos
Cuadros de Adela Calatayud
Correo de Babel

Feed:
RSS

Últimos Comentarios

  • Rigel en Gotiquismo
  • Pintoalgo en Gotiquismo
  • EdC en Gotiquismo
  • PedroJJ5 en Gotiquismo
  • Daurmith en Gotiquismo
  • jj en Gotiquismo
  • Daurmith en Gotiquismo
  • DarkSapiens en Gotiquismo
  • olatz en Gotiquismo
  • Rigel en Instrucciones
  • Ir a:

    Mi Barrapunto
    STE
    Homo Webensis
    ARP
    El Paraíso de las
    Matemáticas

    Proyecto Gutenberg
    BLOGALIA
    FoldingAtHome
    La Biblioteca de Babel II


    Bitácoras majas:

    Una cuestión personal
    Cuaderno de bitácora
    Taller literario
    Por la boca muere el pez
    Paraphernalia
    Batiburrillo
    Cadenas bien formadas
    El fondo del asunto
    Karl en el País
    de los Mentirosos

    El Paleofreak
    Fa.Brizio.Info
    A Contraluz
    Magonia
    pjorge.com
    Aaiunea
    Uno por uno...
    La Guarida del Dragón
    Círculo Escéptico
    Pharyngula
    Mekatharra
    Casino y Furcias
    xkcd
    Curioso pero Inútil

    ¡Mis listas de los deseos!
    Amazon.com
    Amazon.co.uk

    Blogalia

    Blogalia

    [Comunidad de la Plumilla]

    IBSN: Internet Blog Serial Number 12-02-1809-05